Te pido todo tu esfuerzo para que te rodees de los mejores. No de los que traen más votos, no de los que quieren estar, sino de aquellos que mejor nos pueden representar, que no apartes a la gente por sus ideas, pues aunque no te voten, también los representas.

Te pido que no veas votos en mi cara, sino a un vecino; que conozcas mi nombre, mis problemas y mis ilusiones. ¡Total, no somos tantos! Es la suerte de vivir en Manilva.

Están en el horizonte más cercano las elecciones municipales, y los partidos políticos se apresuran a ultimar sus candidaturas. Los vecinos, en general, en nuestra mayoría desconocemos los méritos que adornan a los potenciales aspirantes, y persiste a día de hoy, una dolorosa ausencia de propuestas sobre nuestro futuro, fuera de promesas difusas, genéricas y bien intencionadas, pero nos tememos lo peor.

Los otros… si es que los hay, siguen hibernando hasta que la llamada de la jefatura los despierte.Nada de esto es nuevo, es lo que recomienda la teoría de los juegos y las tácticas en la política… no muestres debilidad, no cedas.

Se define como “política” aquella acción o acciones que el ser humano realiza en beneficio de la sociedad. Ya lo dijo Aristóteles allá por el siglo V antes de Cristo en su obra titulada Política, en la cual reconocía esta noble tarea como “una acción de gobierno que tiene como final la consecución de objetivos de un determinado grupo”.

Será de agradecer a todos que la pirotecnia electoral, los eslóganes y el juego sucio queden en un segundo plano y que el protagonismo sea para las propuestas que transformen el municipio y que asuman, sin complejos, colocarlo donde se merece.

Los movimientos políticos del fin del verano han zarandeado lo suficiente al Gobierno de Susana Díaz como para que la presidenta retome el curso con un anuncio inminente de adelanto electoral.

Con este número comenzamos también un nuevo ciclo. Una renovación en muchos aspectos de nuestro hacer diario y mensual, también de nuestra vida llevando a efecto, una especie de “reseteo” de nuestra conciencia y voluntades.