Viaje a Almería

Viaje a Almería

Almeria

Viaje a Almería

En nuestros viajes y como no podía ser de otra forma, hemos decidido visitar otra de nuestras hermanas de comunidad autónoma, así que este mes cogimos la maleta e hicimos unos cuántos kilómetros, tantos como las 3 horas que separan Manilva de la capital Almeriense. La comunicación entre ambas localidades ha mejorado notablemente en los últimos años, el trayecto es por completo de autovía, nada que ver con las carreteras de antaño. Eso sí, las vistas no han cambiado en absoluto, a su llegada podrás encontrarte en el interior de un auténtico mar de plástico hasta donde puedas otear. La temperatura también marca la diferencia, nada más bajar del coche podrás agradecer el aumento. La visita en este viaje ha sido más gastronómica que cultural puesto que, en visitas anteriores, ya habíamos frecuentado lugares tan emblemáticos como su Alcazaba, la muralla de Jairán o la Torre Cárdenas entre otros. 
El desierto de Tabernas con su divertido Western es muy aconsejable para pasar un rato muy divertido para niños y no tan niños, y qué decir de sus playas: puedes disfrutar de playas familiares como las de Aguadulce o Vera, o calas en Cabo de Gata tan bellas como la Playa de los Muertos, aislada y con una calidad de arena y agua estupendas. Pero esta vez hemos paseado por la capital visitando sus bares, restaurantes y pubs. Llegamos el viernes al anochecer así que nuestra primera parada fue en la Taberna la Gitanilla, buena comida en un ambiente muy familiar y acogedor pide el ajoblanco: espectacular. 
Después de una buena comida no podían faltar unas copas con un baile; el centro de Almería está lleno de lugares para tomarse alguna que otra, en un ambiente discernido y con buena música, no importa la que estés buscando, la encontrarás. El ambiente es desenfadado y sus calles de noche rebosan de sus gentes, nuestra elección fue el pub “La Parada” y allí terminamos la noche. 
A la mañana siguiente decidimos pasear por la ciudad desde bien temprano, paseamos por su Mercado muy limpio y moderno, subimos a la cuarta planta de la Escuela de Música donde tomamos un descanso en su estupenda terraza y como el estómago ya iba avisando, la primera nos la tomamos en el café “Bar Cyrano”, tiene una exquisita carta de tapas elaboradas y podrás degustar comida griega, árabe y autóctona, el precio sube un poco de la media, pero merece la pena. A continuación, fuimos al “Patio de vecinas” donde hay una amplia variedad de comida vegana y una tapa de arroz deliciosa. ¿Y qué tal un coctel después del almuerzo? En la coctelería “El vino en un barco” probamos algunos de sus cocteles estrellas y el clásico mojito, servidos con un gran desparpajo y en una bonita decoración. 
La capital no descansa por lo que decidimos que nosotros tampoco lo haríamos y ya iba siendo hora de escuchar algo de buena música en compañía de una buena manada de amigos, te aconsejamos el pub “Vértice” y “5comentarios”, en este último te darán un vaso a rebosar de pipas que podrás comer mientras escuchas música grunge de los 90, original cuanto menos. Entre copas y música te llamará el hambre, pero no te preocupes que no tendrás que caminar mucho, podrás disfrutar de la tortillería “La mala” donde lugareños y famosos hacen una parada para degustar su exitosa tortilla de trufa o de cualquier variedad, aunque si no eres amante de las tortillas, su carta te seducirá de cualquier otra forma. 
Dos días intensos que han dado para conocer el interior de esta localidad, su forma de comer y beber, su forma de vivir un fin de semana que concluye desayunando junto al mar en “Maricastañas” con una preciosa mañana de primavera donde la gente se echa al paseo para disfrutar del astro rey que por fin sale a calentarnos y a devolvernos la energía que tanto necesitamos. 
Disfrutar de Almería ha sido sin lugar a duda, disfrutar de la amistad y de los momentos únicos que se viven junto a la familia que uno escoge día tras día.
 
¡Disfruta Almería!

1 voto. Media 5.00 de 5.

Añadir un comentario