¿Elecciones autonómicas el 25-N?

|

Los socialistas animan a Susana Díaz a convocar las autonómicas antes de la Navidad para que los pactos postelectorales no estén condicionados por la cercanía de los comicios locales de mayo de 2019, como ocurrió hace tres años. Los movimientos políticos del fin del verano han zarandeado lo suficiente al Gobierno de Susana Díaz como para que la presidenta retome el curso con un anuncio inminente de adelanto electoral. Hace pocos días, la presidenta descartó esta opción de nuevo durante una entrevista con Europa Press. No hay relato nuevo, y en la dirección del PSOE andaluz empiezan a expresar abiertamente que "a estas alturas" tampoco hace falta un gran relato. "Estamos en el cuarto año y en el último semestre de la legislatura", recuerda el secretario de Organización, Juan Cornejo. Díaz tiene dos opciones, convocar antes ó después de final de año, pero todos le indican que lo haga antes.


El relato más tangible "a estas alturas" es éste: Susana Díaz no puede esperar a convocar paracuando está previsto (marzo de 2019) porque se arriesga a repetir el escenario postelectoral de 2015. Entonces, a falta de mayoría absoluta, Díaz se vio obligada a pactar su investidura con el resto de fuerzas -PP, Podemos, Ciudadanos e IU-, una negociación que se dilató 80 días sin gobierno, y que estuvo condicionada desde el principio por la proximidad de las elecciones municipales. Todos los partidos esperaron a que pasaran los comicios locales para medir fuerzas, para saber quién necesitaría a quién en qué capital y en qué municipio. Si las elecciones andaluzas fueran en marzo de 2019, el resultado estaría abocado al mismo escenario de bloqueo institucional, puesto que las municipales son dos meses después, en mayo. "Nos enfrentaríamos incluso a la posibilidad de una repetición de elecciones", avisan desde el PSOE.

Los socialistas no contemplan ir más allá de febrero, aunque la preferencia más extendida es convocarlas a finales de noviembre. Díaz ya tiene el compromiso del presidente Pedro Sánchez de que éste no unirá las generales a las andaluzas, pero si la sevillana esperase hasta principios del año que viene para convocar sus comicios, se arriesgaría a una hipotética coincidencia con un adelanto electoral en Cataluña.

El número dos de Susana Díaz reconoce que "todos los partidos están en clave electoral", también los socialistas. La convocatoria de elecciones autonómicas es una prerrogativa exclusiva de la presidenta, pero desde la dirección del PSOE le aconsejan que convoque antes de que termine el año, y no después. 

En 2015, Susana Díaz pilló desprevenidos a todos los partidos rivales cuando disolvió el Parlamento por sorpresa, pero ahora no cuenta con el factor sorpresa, porque hace meses que todo el debate político andaluz está monopolizado por el runrún de un adelanto electoral. El PSOE ya ni siquiera lo llama por este nombre, prefiere añadirle la coletilla de "adelanto técnico", dando a entender que llamar a las urnas cuatro meses antes de lo previsto ni siquiera puede considerarse adelanto.


Las encuestas le son favorables al PSOE, pero tampoco consuman una victoria holgada sobre sus oponentes. Fuentes socialistas afirman que el endurecimiento del discurso de la derecha que surge de ese pulso entre Pablo Casado (nuevo líder del PP) y Albert Rivera contribuye a polarizar la escena política y reactiva el eje bipartidista. "Una derecha más dura puede hacer que muchos busquen en el PSOE un valor seguro, un espacio de confort, un voto útil frente a los experimentos con gaseosa", dice un dirigente socialista, en referencia a la coalición electoral que han formado Podemos e IU.

El éxito o fracaso en las urnas, de este ó aquel partido lo deciden todos los andaluces.