Detenidas 57 personas de una organización dedicada al tráfico de drogas

|

Guardia Civil

La investigación se inició el pasado mes de agosto, cuando la Guardia Civil detectó una organización muy activa dedicada a la introducción de grandes cantidades de hachís, principalmente en la zona del Campo de Gibraltar y Manilva

La organización desarticulada funcionaba como una cooperativa en la que los líderes compartían los recursos y los medios humanos y contaba con pilotos experimentados de embarcaciones semirrígidas, para transportar el hachís desde Marruecos a las costas españolas. 

Los pilotos ocupaban un escalón alto en la organización y estaban muy bien considerados y retribuidos. Durante las operaciones de desembarque contaban con un nutrido grupo de personas, los conocidos como “puntos”, que utilizaban teléfonos móviles o walkie-talkies para dar aviso en caso de que la Guardia Civil hiciera acto de presencia, con lo que se abortaría el alijo hasta el momento adecuado. 

Al llegar las embarcaciones a tierra eran recibidas por grupos de personas de la máxima confianza de los líderes, los conocidas como “collas”, dirigidos durante la descarga por su “jefe de colla”. El hachís era cargado en vehículos que previamente habían sido robados por una “división” que, tras robarlos, los preparaba para la carga y los escondía en lugares seguros hasta que eran utilizados para el transporte de la mercancía. 

Eran, preferentemente, todo-terrenos de gran capacidad, a los que tintaban las lunas de negro y quitaban los asientos traseros para aumentar la capacidad de carga. Disponían de lugares seguros para guardar estos vehículos y así usarlos en diferentes ocasiones. 

La organización delictiva asentadas en San Roque y Manilva usaban obras en construcción para ocultarlos, mientras que la asentada en Tarifa usaba fincas en las que tenían depositados contenedores de transporte de 20 pies.