El comienzo del año más político

|

Descarga


El 2019 que comienza será un año político con las elecciones de mayo, será año de campañas, de propaganda ruidosa y debates (aunque algún candidato reniegue de ellos), donde los ciudadanos deberemos de hacer honor a nuestra condición participando para apoyar y contribuir a la democracia.

Hay novedades en este proceso electoral en Manilva por el lado de los candidatos y de los partidos. Por el de los candidatos está el intento de Mario Jiménez al frente de Compromiso Manilva para repetir en el cargo, algo para lo que tendrá que competir con dos repetidores como Antonio Barragán, que con seguridad liderará la candidatura de Izquierda Unida y por otro lado Diego José Jiménez, que ya tocó poder en las últimas elecciones municipales del año 2015.

En esta competición, por el lado de los partidos llega también la alianza de la ASM de Emilio López Berenguer, también repetidor con la MSI, una alianza de intereses con vistas a estas elecciones para la alcaldía de Manilva.

Un partido del que hasta el momento se habla poco, pero del que se espera pueda entrar en el Ayuntamiento de Manilva, es Ciudadanos que reforzaría el arco de la derecha a la espera de que VOX se coloque en un extremo.

El desafío para la izquierda pasa por hacer olvidar el “más de lo mismo” y ofrecer una nueva imagen que aleje la sombra de anteriores mandatos, todo ello con un candidato que en caso de ganar, sería quien recuperara la hegemonía de Izquierda Unida en el municipio.

Pero es difícil hablar de renovación, incluido el reclamado e indescifrable “giro a la izquierda”, con un Mario Jiménez que debe defender la gestión de un gobierno apoyado en la renacida Izquierda Unida, con el apoyo más que dudoso del Partido Popular y que tendrá que explicar los fracasos en materia de seguridad y limpieza, entre otros asuntos.

Como siempre, el PSOE vivirá la clásica guerra interna más peleada, aunque toca conjugar esfuerzos con vistas a las elecciones. Ignorar que en el futuro inmediato pueden ser necesarios aliados, es la peor amenaza para la suerte de un partido que siempre paga muy cara la falta de unidad entre sus diversas sensibilidades, más aún con la pérdida de la Junta de Andalucía.

Y del partido que pretende sumar el voto de los residentes, todo apunta a que puede diluirse como un azucarillo en el café, pasando a ser una mera anécdota en la carrera electoral. La ecuación en Manilva parece sencilla y sólo hay lugar para tres partidos: Compromiso Manilva, Izquierda Unida, PSOE y esperar que los astros decidan qué papel jugará la derecha en este municipio.

Así alineados partidos y protagonistas, con la llegada del 2019, se alza el telón de un año más político que cualquier otro.