Ética y Política

|

Etica politica financiera 1024x669


Estamos comprobando a diario, por mucho que lo disfracen, que la erótica del poder es muy intensa, y que les interesa más a los políticos que la conducta honesta y ética y que su vocación de servicio para el que se presentaron. Las instituciones, el Ayuntamiento... que es la sede del pueblo y el escenario privilegiado de la política, entre “tirios y troyanos”, se convierte en ocasiones en un auténtico arrabal callejero. 

La conducta ética exige esa pureza moral que hoy no se transparenta en la política española, nos estamos acostumbrando a que sus comportamientos no sean siempre tan honestos y altruistas como deben, y que no paguen por ello, y más aún continuamos votándolos. 

De nuevo resuena en muchas calles y plazas aquella frase de “los indignados” que tanto se repitió en los albores del 15M. “lo llaman democracia y no lo es”. Era un eslogan que hoy se está haciendo realidad.