Acosol e Hidralia declaran la guerra a tirar las toallitas por el inodoro

|


AcosolHidraliatoallitas180919


Manilva.- Las toallitas que arrojamos al inodoro tardan 500 años en desaparecer y colapsan las conducciones de saneamiento y de las depuradoras a través de las cuales se eliminan los desechos que lleva el agua que lanzamos al mar. El coste y el colapso que provocan las toallitas en los sistemas de saneamiento y depuración es muy elevado y por ello, la empresa pública de Abastecimiento y Saneamiento de la Costa del Sol, Acosol, y la empresa gestora del ciclo del agua, Hidralia, han lanzado una campaña de concienciación para concienciar a los ciudadanos del enorme problema que supone hechar las toallitas húmedas e higiénicas al inodoro a la que se suma el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Manilva.

Así lo han presentado el consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña, y el gerente de Hidralia en la Costa del Sol Occidental, Fulgencio Díaz.

Bajo el lema "El extraño caso de las toallitas", la campaña se centrará en las redes sociales para llegar a un mayor número de usuarios, principalmente de los municipios de Marbella, Estepona y Manilva, donde ambas trabajan conjuntamente, aunque también se extenderá al resto de municipios de la Costa del Sol. El objetivo es contrarrestar la imagen generalizada de que las toallitas están hechas de un material biodegradable y se pueden arrojar al inodoro sin mayores consecuencias. Pero nada más lejos de la realidad.

Acosol recogió el año pasado nada menos que 2.100 toneladas de residuos en las distintas plantas depuradoras que gestiona, siendo las toallitas el principal desecho. Sólo en Marbella, Estepona y Manilva se ha recogido el pasado año 950 toneladas de residuos

"El problema de las toallitas supone un problema en las infraestructuras de saneamiento y alcantarillado de las ciudades, de ahí la necesidad de aunar esfuerzos entre ambas empresas para concienciar de su mal uso e informar a los usuarios del grave perjuicio que supone para sus instalaciones, su ciudad y en el entorno natural", explicó el gerente de Hidralia, Fulgencio Díaz.

Pero no sólo las toallitas. El colapso de las infraestructuras de saneamiento también lo provocan otros residuos que tiramos por el váter, como los bastoncillo del oído, pañales, compresas o tampones. La acumulación de estos residuos colapsa los sistemas de saneamiento y constituyen un gran problema de costosa y difícil eliminación, que entre todos debemos resolver, con esta campaña a la que se ha sumado el Ayuntamiento de Manilva.