Un reguero de sangre permite interceptar una furgoneta con dos atunes rojos transportados de manera irregular

|

Safe image


Estepona.- La operación realizada por la Policía Nacional se remonta al pasado martes día 10 de diciembre, cuando sobre las nueve de la noche, una dotación policial de patrulla identificó en un control aleatorio a un vehículo que circulaba "por el llamado Camino Marimacho de Estepona" y que a su paso por el control "dejaba un reguero de sangre que llamó la atención de los agentes"


784657D6 A2B9 4200 983C 642EB9A5D9D0



Desde ese momento se activó el protocolo establecido para este tipo de casos y además de decomisar los dos ejemplares de atún interceptados, se intervino el vehículo y se propuso para sanción al conductor de la furgoneta. 

Las investigaciones han concluido que, el conductor del vehículo"habría transportado los atunes que el patrón de un barco había capturado, muertos (ha declarado) antes de su captura y se disponía a trasladarlos a un lugar para despiezarlos.

Han sido propuestos para la sanción pertinete el patrón del barco y el conductor de la furgoneta que transportaba los atunes.